Leyendo la definicion en Ancient History Encyclopedia, “el principio del yin y el yang es que todas las cosas existen como opuestos inseparables y contradictorios”. (https://www.ancient.eu/Yin_and_Yang/) me hizo pensar en el trabajo autónomo, sus beneficios y amenazas.
Por una parte, es genial poder adaptar tu agenda a tus prioridades y, por otro, puedes ahogarte en jornadas de 20 horas de trabajo si no tienes operaciones eficientes.
Como empresario, tienes un potencial de ingreso infinito, pero también una gran oportunidad de entrar en lo que yo llamo BODM (modo de desesperación de sobregiro bancario).
El camino al éxito es un intrincado, lleno de experiencias que para ti. Este camino te forma en la persona que necesitas ser para recorrer el camino de eliminar la confusión y obtener claridad.
Después de darle unas vueltas mas en mi cabeza veo como empleado también tienes que recorrer tu camino.
Estoy de acuerdo, podrías esconderte detrás de un escritorio, hacer el mínimo mínimo para no ser despedido y aún cobrar tu paga cada mes.
Pero sé que no eres esa clase de persona.
Te gustaría aprender más, ser eficaz, dar lo mejor que tengas para tu empleador. Después de todo él es el que tiene la responsabilidad de conseguir el dinero para tu paga cada mes. Tú y él están en el mismo barco.
Lo veo como un trueque, tienes tu tranquilidad, ellos tienen tu tiempo.
Es fácil, renuncias a tu potencial de ganancias infinitas y ayudas a tu empresa a conseguirlas.
Tener un capitán es tranquilizador, sabes que el barco está navegando bajo su mando. Limpia los pisos, carga los cañones y no te preocupas.
Lo que si, no olvides que podrías caminar por la plancha en cualquier momento sin aviso.

This post is also available in: enEnglish pt-brPortuguês

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *