Para mí y para mi familia, nuestra tradición gira en torno al nacimiento de Jesús.

Su nacimiento significa el nacimiento de una nueva vida y un renovado mensaje de esperanza.

Desde que era un niño pequeño, cada 24 de diciembre era una celebración.

Mi familia y yo conducíamos 2 horas hasta la ciudad natal mis padres.

Llegábamos a la casa de mi abuelo y salíamos a llamar a todos nuestros primos para ir a jugar en la calle.

Mi mamá, abuela y tías, preparaban las ensaladas. El abuelo y los adultos varones, vigilando la parrilla.

Todos íbamos a Misa y después de la celebración:

Fiesta!

Comíamos y tomábamos Coca-cola. (Era un lujo en ese momento) y después a jugar un poco más con nuestros primos.

A medianoche, todos los niños corríamos al árbol de Navidad para abrir los regalos.

Jugábamos con los nuevos juguetes hasta que era hora de ir a la casa de los otros abuelos y abrir más regalos allí.

La víspera de año nuevo era el mismo pero comenzando en la casa de los otros abuelos.

Era un tiempo de alegría y de familia.

En el mundo de hoy vemos mucho odio debido a la religión.

Hay fanáticos en cada una tratando de convencernos de que el otro es malvado.

Pero a pesar de ello, creo firmemente que el mundo está lleno de gente de buena voluntad.

Tengo muchos amigos fantásticos que profesan casi todas las religiones.

Durante esta época, mi deseo es que todos tengan paz, salud y amor para compartir con sus familias.

¡ Si celebras, entonces feliz Navidad!

 

This post is also available in: enEnglish

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *