¿Alguna vez conociste a una de esas personas negativas que no podés soportar?

Bueno, ella es todo lo contrario. Desde que era una niña, nuestra segunda hija, Priscila, es la luz en todas las habitaciones. Mi estrella brillante.

Compasiva, llena de felicidad, e ingeniosa. Incluso cuando dijo: «Ahhh, estoy tan cansada …»

Un sábado, cuando Priscila tenía cinco años, el ciruelo del jardín estaba lleno de fruta. La casa estaba llena de bolsas y bolsas de ciruelas.

Ella se acercó y me dijo: «Papá, ¿puedo vender las ciruelas en la plaza?».

¿Cómo podría matar a su pequeña empresaria interior?

Por supuesto que dije: “¡Sí! Adelante.».

Vivíamos en una comunidad cerrada y la plaza quedaba a 3 cuadras de distancia.

Allí estaba ella con 2 bolsas llenas de ciruelas que eran más grandes que ella, caminando bajo el sol y dirigiéndose hacia la plaza.

En aproximadamente una hora, ella estaba de vuelta con todas las ciruelas vendidas y buscando más.

Se pueden dar cuenta de que estoy orgulloso. Ella es un ejemplo de inteligencia, dedicación y servicio para muchos.

Como esta historia, hay muchos ejemplos que muestran su personalidad.

– «Me gusta enseñar», dijo cuando le pidieron que se una al Club de Futuros Educadores de América en la Escuela Secundaria, un programa que asesora a niños de primaria.

Una persona especial que ayudará a transformar este mundo.

This post is also available in: enEnglish

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *