Alguien me pregunto ayer si no me canso de escribir cuentos.
Mi respuesta: «no, en absoluto»
Me encanta escribirlas.
Y sobre todo, el impacto que veo y la percepción que obtengo con puntos de vista de otras personas.
El proposito de mis historias es generar una conexion e inspirar a otros.
Conectarme con personas a través de una experiencia de vida genuina.
En lugar del contenido superficial de imágenes & vídeo que vemos a diario en internet.
Estoy cansado de ver a los gurús autoproclamados que agitan los problemas que la gente tiene sólo para enseñar «los secretos» por unos cuantos dólares.
Ellos se hacen millonarios, mientras la gente sigue atascada en sus problemas.
Escribir historias me ayuda también con la disciplina y las prioridades.
Cuando me siento y reflexiono, es como la meditación.
Grandes ideas vienen a mi mente.
Mi objetivo final es crear una tribu(Helpful Tribe ™) alrededor de valores distintivos.
Si me molesto cuando no puedo escribir mi historia porque maneje todo el día para hacer tareas sin significado.
Cuando lleguo a casa, disfruto de la familia, pero estoy cansado.
Extraño escribir las historias en esos días.
Pero como en todo lo que hago, si hay voluntad hay una forma de hacerlo.
Es una cuestión de prioridades y organización. Lo voy a hacer.

This post is also available in: enEnglish

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *